Club

El Ciclón despidió el Bidegain con una victoria y sueña con la Libertadores.

En una noche de lluvia en el Nuevo Gasómetro, San Lorenzo se quedó con la victoria como local en comienzo de la anteúltima jornada de la Superliga, en el encuentro correspondiente a la fecha 26. Fue ante Belgrano, por 2 a 0, con tantos de Nicolás Blandi – de penal- y Gabriel Gudiño. Con este resultado, el Ciclón se metió en zona directa de clasificación a la Copa Libertadores 2019 y reavivó el sueño de un nuevo título, habiendo quedado con 50 puntos, a solo 3 del líder, Boca. Se despedirá del torneo frente a River, el lunes 14.

El abrazo de gol, entre la lluvia bendita /Fuente: SL.

Los cantitos, el color y el calor de los cuervos bajaban de las tribunas al césped en el partido de despedida para el Bidegain en el semestre, en otra noche fría y lluviosa que no impidió la siempre asistencia fiel. Fieles, esos cuervos que fueron testigos privilegiados al ver -quizás- por última vez a Leandro “el Pipi” Romagnoli con la casaca cuerva en campo azulgrana. 

Florencia Castro.

Se trató de una fiesta que se hizo desear, al menos en el marcador, ya que el encuentro se mostró parejo al comienzo. Ambos equipos demostraban intenciones de atacar y convertir el primer tanto.

El correr de los minutos permitió a la visita acomodarse, adueñándose del balón y generar situaciones de peligro en reiteradas oportunidades. Tal fue así que, a los 20 minutos de juego, avisó Belgrano con un remate que reventó el travesaño de Nicolás Navarro.

Pero minutos después, cuando los cordobeses parecían merecer el tanto, llegó la alegría para el Ciclón. En un ataque cuervo, un centro de Gabriel Rojas al área chica derivó en infracción y penal cedido por Nicolás Lamolina para San Lorenzo. Había sido mano de Erik Godoy que Blandi cambió por gol desde los 12 pasos.

Aun cuando Belgrano parecía merecer todo, la falta de profundidad y peso en ofensiva le costaría caro, sobre todo en la segunda parte.

Con el aumento de los minutos en el reloj, la visita presionaba, en busca de la igualdad. Y la tuvo cerca. Primero con Godoy, de nuevo protagonista, con un remate que desvió sobre el travesaño, al borde del arco. Después, con Tomás Guidara y una ejecución rasante que llegó del lateral pero fue tapada por Navarro, con el posterior rebote en el palo y el alivio cuervo.

Y como en la primera etapa, hubo reacción de San Lorenzo. Nahuel “el perrito” Barrios robó la pelota pasada la mitad de la cancha y dio un pase en profundidad para Blandi que cambió de rol para asistir a Gabriel Gudiño en la jugada de gol. Aún cuando el defensor de Belgrano intentó despejarla, el arquero no pudo evitar dejar un rebote corto que capturó Gudiño para no perdonar.

De inmediato los de Córdoba empezaron a jugar con desesperación y desconcierto, dándole espacio a un Ciclón que se apoderó del encuentro.

Entonces, no hubo tiempo para más cuando el pitazo final dio ganador al conjunto de Boedo, que llega a la última fecha de la Superliga con 50 puntos, esperanzado, y con su pasaje a una nueva ilusión de copar América casi confirmado.

Se despedirá de la actividad oficial el próximo lunes 14 de mayo, en el Monumental ante River, para cerrar el semestre y dar fin a esta Superliga. Ant

/Fuente: Foto SL.

es, la revancha en tierra carioca ante Mineiro, para volver a Boedo y -si todo va bien- seguir la fiesta.

¡Hasta pronto, Bidegain!

 

¡Gracias D10s!. En el segundo tiempo, a casi 40 minutos del juego, la última modificación de Biaggio trajo consigo un aplauso unívoco, casi como orquesta en cada rincón del Nuevo Gasómetro. Es que había ingresado con la cinta de capitán en brazo -cedida por el recién salido Blandi-, quizás por última vez, el Pipi, a deleitar con fútbol mágico a los cuervos. 

Se hizo en el Club, lo mamó de chico. Hincha, ídolo, máximo ganador con los colores… Hoy en dudas respecto a su continuidad, siempre agradecido.

“Es un momento difícil. Pasan muchas cosas por la cabeza porque es muy probable que este haya sido mi último partido como local. Pero estoy tranquilo”, sentenció Romagnoli,  luego del triunfo ante Belgrano, y dejó en claro que hasta no terminar la competencia del semestre, no podrá tomar decisión alguna.

No habrán faltado aquellos que se fueron con sus rostros húmedos esta noche. Y no por la llovizna, que jamás cesó. Sino por la emoción de haber visto, quizás por última vez, al ídolo azulgrana. Ese que besó una y mil veces el escudo como jugador de San Lorenzo y -más que nada- como si en realidad estuviese del otro lado del alambrado… ¡Gloria eterna para este matador!

 

prensa_schcasla_02

ESTAS EMPRESAS NOS AUSPICIAN:

2             unnamed

 balbi
Share